“Me emociona que la gente de Santurtzi pueda verme en una serie de esta categoría”

El actor Borja Fano espera dar un salto en su carrera artística con esta serie, pero prefiere centrarse en el presente
El actor Borja Fano espera dar un salto en su carrera artística con esta serie, pero prefiere centrarse en el presente
El actor santurtziarra Borja Fano interpreta a la versión adulta de Oriol en la última temporada de la histórica ‘Cuéntame’
“Me emociona que la gente de Santurtzi pueda verme en una serie de esta categoría”

¿Qué ha supuesto para ti poder trabajar en una serie histórica como ‘Cuéntame’?

Lo considero un paso importante en mi carrera ya que, por un lado, me permite interpretar a un personaje con un peso especifico en la serie y, por otro, acceder a una producción de la envergadura de ‘Cuéntame’, la más longeva de la televisión, con lo que eso conlleva. 

¿Cómo ha sido la experiencia?

Ha sido muy gratificante. Cuando mi representante me confirmó que me habían seleccionado para el papel, me entró cierto vértigo, como es lógico, pero cuando recibí los primeros guiones y empecé a rodar todo fluyó de manera natural. Te centras en hacer lo mejor posible tu trabajo y te olvidas de lo demás. Trabajar con un director de la experiencia de Joaquín Oristrell también me ha ayudado. Lo que más me ha llamado la atención ha sido cómo me han recibido, tanto el equipo artístico como el técnico, desde el principio me hicieron sentir como uno más. Destacaría la naturalidad y sencillez de la gente, lo cual siempre se agradece.

¿Cómo es el personaje de Oriol que encarnas?

Está erosionado emocionalmente, tiene heridas que debe curar. La relación con su madre, la cual ha tenido siempre una vida muy inestable, ha marcado su carácter. Es un personaje que alberga cierta tristeza. También tiene una relación muy especial con su tía María, la cual debe evolucionar. Cuando pienso en Oriol, me viene a la cabeza la gente de mi generación. La vida está cambiando, llegas a una edad donde todo debería estar solucionado, tanto lo profesional como lo emocional, pero muchas veces no es así.

¿Crees que esta oportunidad puede suponer un impulso en tu futuro artístico?

Me gustaría, pero no pienso mucho en ello. Llevo tiempo suficiente en la profesión como para saber que no merece la pena hacer conjeturas. Vivo el presente, que ahora pasa por acabar de rodar esta temporada y que la gente que ha confiado en mí esté satisfecha. Lo demás ya se verá, un paso detrás de otro, ésa es mi mentalidad.

¿Qué te llevó a ser actor?

Las películas y el cine ha estado presente en mi vida desde pequeño. Recuerdo con cariño las matinales de los domingos, primero en el desaparecido cine Savoy y luego en el cine Consa (hoy Serantes Kultur Aretoa). Ahí fue donde me subí a un escenario por primera vez, en una fiesta escolar de San José de Calasanz. Y ya siendo el Serantes, en 2013 como autor teatral, abrí el ‘Festival de Teatro de Santurtzi’ con ‘Para lo que hay que vivir mejor no morirse nunca’, una comedia que agotó todas las entradas. Fue muy especial que mis vecinos y vecinas pudiesen disfrutar de algo que yo había escrito, me supuso una gran alegría. Santurtzi es el lugar en el que me he criado, al que siempre vuelvo. Por eso deseaba tanto mostrar mi trabajo allí y ahora me encuentro muy emocionado porque la gente de mi pueblo vaya a poder verme como actor en una serie de la categoría de ‘Cuéntame’.

¿Cómo definirías esta profesión?

Insegura y apasionante. Creo que es una profesión que te elige a ti más que tú a ella. Muchas veces no me explico cómo en algunos momentos no se me ha pasado por la cabeza tirar la toalla después de un buen número de decepciones. Pero nunca fue una opción. De hecho, si volvería a nacer, me dedicaría a lo mismo, sin dudarlo.

Ya habías tenido algún papel más en la televisión pero, hasta ahora, habías trabajado más en el mundo del teatro, ¿con cuál de los dos géneros te quedas?

Con los dos tengo conexiones emocionales importantes. El medio audiovisual conecta con mi infancia y gracias al teatro descubrí una voz dentro de mí que quería contar historias y me impulsó a escribir. Así que creo que me quedo con los dos.

En el teatro has ejercido como dramaturgo, director y actor, ¿en cuál te sientes más cómodo?

Las tres están relacionadas en mi cabeza, es como si formaran parte de una misma unidad. Al final todo tiene que ver con la creatividad y cómo la expresas. Primero fue la interpretación, que me llevó a la escritura cuando ya en la Escuela de Arte Dramático empecé a escribir mis primeras escenas para luego utilizarlas para entrenar interpretación fuera del horario de clases. Tiempo después empecé a dirigir mis propios textos. En las tres facetas hay días que te sientes cómodo cuando el trabajo fluye con naturalidad y, de la misma manera, se vuelve incomodo cuando no estás tan inspirado y debes resolver el trabajo con oficio y profesionalidad.

¿Hay algún tipo personaje, serie o película especial que sueñes con interpretar en el futuro?

Lo más importante es que haya una buena historia que contar, porque tendrá buenos personajes seguro. Da igual que sea en televisión, cine o teatro. Y lo mismo me da el género, drama o comedia, si lo que se cuenta es potente. Así que lo que sueño es con participar en buenas historias.

“Me emociona que la gente de Santurtzi pueda verme en una serie de esta categoría”