Alumnos de Calasanz Santurtzi aprenden mediante el servicio en la Asociación Baobat

En las instalaciones de la Asociación Baobat en Santurtzi
En las instalaciones de la Asociación Baobat en Santurtzi
El alumno Ekain Cintas y las alumnas Anne Velasco y Maider Flores dedican tres días a la semana a personas inmigrantes de Santurtzi a través de la Asociación Baobat
Alumnos de Calasanz Santurtzi aprenden mediante el servicio en la Asociación Baobat

Calasanz Santurtzi Lanbide Ikastegia tiene muy presente, en cualquiera de las actividades outdoor de sus alumnos, la importancia de trabajar con el objetivo de aprender mediante el servicio a los demás. Este quizás no sea un valor en alza en otros ámbitos de nuestra sociedad, pero en la enseñanza es sin duda una competencia transversal que hoy en día se tiene muy en cuenta en el mercado laboral y una labor de voluntariado que hace mejorar todo el entorno que nos rodea. 

Así, desde el pasado mes de octubre, el alumno Ekain Cintas y las alumnas Anne Velasco y Maider Flores, que en la actualidad cursan 2º del Ciclo Formativo Educación Infantil en Calasanz Santurtzi Lanbide Ikastegia, están colaborando en un aprendizaje por servicio en formato de voluntariado en la asociación santurtziarra Baobat. 

La labor que realizan estas personas voluntarias contribuye en gran medida a que las familias inmigrantes de Santurtzi, y especialmente las mujeres, puedan asistir a las clases en las que reforzarán y aprenderán el castellano. Estas clases, que se llevan a cabo en los locales de la Asociación los martes, miércoles y jueves, de 10:30 a 12:30 horas, ayudan a evitar un gran obstáculo en la integración de personas inmigrantes que no es otro que el idioma; esta inclusión necesaria para estas personas en situaciones diversas y con gran desconocimiento de la lengua donde se encuentran resulta de gran importancia para, posteriormente, realizar cursos de formación para acercarse al mundo laboral y lo que es lo mismo una nueva vida para ellos/as. 

Estos alumnos/as de Calasanz Santurtzi Lanbide Ikastegia, con el poco espacio del que disponen -en la anteriormente citada Asociación-, como es una simple oficina, logran hacer de ella un lugar agradable y familiar en el que cuidan y tratan con gran respeto y amor a todos los niños/as que allí acuden. Durante tres días a la semana tratan de inculcar y aportar sus conocimientos adquiridos en clase a todas las familias y niños/as.  

A través de los nuevos ciclos de alto rendimiento del programa Ethazi que imparte Calasanz Santurtzi Lanbide Ikastegia, este delicado reto -fórmula de trabajo de Ethazi- que se les propone de manera voluntaria, pone a prueba a los alumnos/as que con gran entusiasmo y alegría ven como están logrando poco a poco cambios en su entorno, cambios en las vidas de los inmigrantes, incluso cambios en ellos mismos, por lo que su motivación aumenta día a día y mejoran a lo largo del año en sus quehaceres con las familias y los más pequeños. 

Desde el Centro, a los medios de comunicación, “os rogamos que difundáis en la medida de lo posible esta actividad tan inclusiva y social de suma importancia, no solo en estas fechas, sino en cualquier fecha del año y cada día más. Si queréis ir a visitar a los alumnos cualquiera de los tres días, estaremos encantados de recibiros en la Asociación Baobat. Muchísimas gracias”. 

Alumnos de Calasanz Santurtzi aprenden mediante el servicio en la Asociación Baobat